Saltar al contenido

Mejorar la redacción de textos

Nejorar la redaccion

Como sabemos, la acción de corrección de ortografía implica mejorar un texto que por su naturaleza se encuentra en mal estado. Además de los errores ortográficos,  problemas de estilo, de formato, etc., hay otro tipo de mejoras que se pueden realizar en un proceso de corrección. En este artículo, vamos a detallar cómo se llevan adelante trabajos de mejora de textos que implican, además, verificación de contenidos y una nueva redacción.

Mejorar la redacción de un texto

La corrección ortográfica y de estilo mejora los aspectos superficiales de un texto, pero ¿y si el problema es de mayor calado y atiende a errores estructurales y más profundos?

Nos podemos encontrar con textos que, además de una revisión de su ortografía, gramática o estilo, necesiten mejorar la forma en que están redactados desde todos los puntos de vista. Los problemas comunes en este tipo de textos son:

☛  Carencia de uniformidad en cuanto al discurso. Se trata de textos sin cohesión, que parece que han sido redactados a la carrera, de manera deliberada o por personas con un nivel muy bajo de redacción y construir un discurso, hilado, coherente y legible. En ese sentido, se realiza un trabajo de edición, restructurando los párrafos, modificando las oraciones para que tengan un sentido lógico, aplicando correctamente los signos de puntuación y los espacios tipográficos, sustituyendo léxico, suprimiento información repetida, etc.

☛  Errores de contenido. Un corrector puede encontrarse con textos que, además de estar mal redactados, las ideas que intenta plasmar o bien son incorrectas o no son comprensibles. Escribir textos claros y sencillos no es tarea fácil. Imaginemos un texto académico que en algún momento confunde la definición de un término, autor o altera una idea con otra. En esos casos, se trabaja con profesionales expertos en la materia que además de un «lavado de cara» a nivel gramatical u ortográfico, abordan el contenido en su conjunto y se cercioran de que sea el correcto.

☛ Redacción deficiente. No todo especialista en una materia o área de investigación es buen redactor. Las habilidades de redacción muchas veces son ajenas al conocimiento de un tema. En muchas ocasiones, textos con un contenido valioso y contrastado no funcionan porque, sencillamente, están mal redactados, y por ende, mal explicados. Por otro lado, no se trata solamente de redactar sino de transmitir, comunicar, difundir, etc.

Estas mejoras ayudan al lector a comprender un texto en su totalidad. En esos casos, el trabajo de un corrector profesional consistirá en realizar reescrituras parciales para dotar el texto de mayor coherencia, precisando las ideas que se quieran transmitir, mejorando las descripciones o dotándolos de claridad y lógica. Dicho trabajo no es baladí, implica dedicación y tiempo.

☒ Ejemplo:Otro motor de búsqueda muy reconocido mundialmente, Altavista, nos permite buscar exactamente lo que deseas, se limita a buscar los resultados que estas buscando”

☑ Texto Mejorado:Altavista es otro de los buscadores mundialmente conocidos, que permite encontrar exactamente lo que busca el usuario.”


⭐ ¿Quieres mejorar tu texto? ⭐ Solicita presupuesto


 

Cómo mejorar la redacción de textos

Dependiendo del tipo de texto que se deba mejorar, se realiza un primer análisis sobre la redacción de textos y se selecciona a un corrector castellano idóneo para la tarea. En este sentido, dependerá si es un texto comercial, un ensayo, un texto narrativo, un texto académico, un artículo periodístico, publicitario, etc.

Las fases de la mejora de un texto podrían resumirse en:

 

1. Corrección ortotipográfica y de estilo

Una vez finalizada la etapa de redacción o creación de contenidos por parte de un redactor, el manuscrito pasa al corrector. En esta fase se busca resolver las faltas de ortografía y de estilo que contenga.

Hay que tener en cuenta que esta corrección es una revisión en bruto, es un trabajo vivo puesto que hay cambios, comprobaciones, retoques, agregados, supresiones, reescritura, etc. Según el nivel de intervenciones que padece el texto, previo a una posible impresión o publicación, necesitará de una segunda fase de corrección, la que habitualmente se llama «segundas pruebas» o galeradas.

 

2. Reescrituras parciales

Cuando el material a mejorar presenta carencias profundas, el profesional puede optar directamente por realizar una reescritura parcial del texto. El objetivo es brindar claridad, calidad y eficacia a un determinado párrafo, apartado o capítulo, siempre con el único objetivo de que se mejore de cara al lector.

En el caso de manuscritos académicos, por ejemplo, se intenta mejorar ciertas estructuras que puedan conllevar un valor pedagógico o didáctico, para que lo que se intenta trasmitir. Muchas veces lleno de complejidades, redundancias, lagunas y giros innecesarios, llegue al receptor de manera fiable y satisfactoria.

 

3. Comprobación de contenidos

La comprobación de contenido no suele ser la tarea de una corrección normal. Sin embargo, ciertos servicios especializados abordan este tipo de tareas. En algunos casos, el corrector puede verificar que el contenido es adecuado y darse a la tarea de corroborar todo aquello que genere duda.

Las tareas más comunes de esta fase son:

  1. Verificar si un dato, nombre, fecha, expresión, extranjerismo, operación o aseveración son correctos (especialmente, sus grafías)
  2. Comprobar la existencia o vigencia de ciertos datos, fórmulas, indicadores, estadísticas, etc.
  3. En algunos textos, comprobar la correcta aplicación de las normas de citación adecuadas (Normas APA, Vancouver, etc.)
  4. Solventar temas puntuales producto de una mala traducción.

Ejemplo. “La Revolución francesa se inició con la proclamaciónn del Tercer Estado como Asamblea Nacional en 1889 y finalizó con el golpe de Estado de Simón Bonaparte en 1799…”

☑ Contenido comprobado: “…se inició con la proclamación del Tercer Estado como Asamblea Nacional en 1889 1789 y finalizó con el golpe de Estado de Simón Napoleón Bonaparte en 1799…”

 

4. Formato y estilos

Mejorar un texto también incluye una revisión a nivel del formato del documento. Esta verificación de los estilos se hace por varios motivos:

  1. Si el texto en Word luego pasa a una fase de maquetación.
  2. Para que cumpla los requisitos de impresión.
  3. Porque en el mismo documento en Word, por medio de los estilos de texto y párrafo, se convertirá finalmente en una maqueta (exportación a PDF).
  4. Con el fin de cumplir los requisitos del Manual de Estilo de redacción que tenga la empresa o entidad.

  

5. Corrección de pruebas o galeradas

Una vez que el contenido ha sido validado, tanto en su forma como en su contenido, se pasa a una última revisión. Este tipo de corrección final se suele hacer directamente sobre maqueta justo antes de la impresión o publicación digital. Es un trabajo cuyo objetivo es:

  1. Pescar alguna errata involuntaria.
  2. Comprobar errores en la fase de maquetación (letras sueltas, palabras partidas, saltos de línea, espacios de más, huerfanas, viudas, etc.).
  3. Corrección de índices, numeración de páginas, formatos de títulos, pie de imágenes, referencias al pie de página, etc.

 

Ejemplo de cómo mejorar la redacción de un texto

Este tipo de mejoras solo se pueden realizar mediante profesionales altamente cualificados. No es una tarea que pueda hacer un corrector sin experiencia en edición. Mediante este gráfico, intentamos ilustrar las tareas que reune el proceso de mejorar un texto:

Mejorar un texto