Saltar al contenido

Corrección de textos

corrección de textos

A diferencia de lo que comúnmente se cree, el servicio de corrección de textos no solo implica eliminar errores y faltas de ortografía —por ello no es suficiente con pasar el corrector automático del Word o cualquier otro corrector online— sino poseer conocimientos profundos de la lengua y de su evolución.

Aunque parezca sencillo, este no es un tema menor. Correctores.es cuenta con un equipo de profesionales capaces de lograr este filtro de calidad que todo texto necesita.

Corrección de textos de Correctores.es


🚩Tarifas ajustadas

En Correctores.es contamos con todo tipo de tarifas ajustadas a tu bolsillo, según el tipo de servicio que busques. ¡Consúltanos!

🔑 Corrección garantizada

Todas nuestras correcciones de textos se entregan con garantía de calidad, volvemos a revisar el texto en caso de encontrar errores significativos.

🔔 Compromiso de entrega

Una vez que analizamos el texto a corregir y el tipo de servicio que necesitas, cumplimos las fechas de entrega.


 Solicita un presupuesto de corrección de texto sin compromiso

Indica la cantidad de palabras que tiene tu manuscrito, por ejemplo: 42.000
La corrección de estilo siempre va junto a la ortográfica.


⭐ Calidad de corrección 100% garantizada

Estos filtros de calidad hacen referencia a la normativa ortográfica y que, desde ya, todo buen texto debe pasar, pero no es el único filtro.

El corrector en castellano no solo aplica estas normas establecidas por la RAE (Real Academia Española) o por un manual de estilo, sino que también debe conocer y aplicar los usos y costumbres que le dan a una lengua su sentido único. Un cuerpo vivo, que cambia, que se modifica y que muchas veces significa lo mismo y lo contrario según su contexto.

Naturalmente, además, debe saber establecer los mecanismos para unir o separar ideas o conceptos, sea por medio de la puntuación, el uso de comas, punto y comas y hasta el espaciado.


Solicitar presupuesto de Corrección de Textos


Aspectos que incluye una corrección de texto

Si bien las tareas de un corrector han ido cambiando con el tiempo y con el uso de la lengua (por ejemplo, con la interrupción de la tecnología o los contenidos pensados para los algoritmos de inteligencia artificial llamados contenidos SEO), se puede sintetizar su labor, grosso modo, en la siguiente lista:

  • Corregir, en la medida de lo posible, errores de léxico.
  • Aumentar, en la medida de lo posible, la riqueza léxica de un contenido.
  • Detectar y corregir errores ortográficos.
  • Corregir errores de sintaxis (por ejemplo: preposiciones o conjunciones inadecuadas, mal uso de tiempos verbales, plurales y singulares…).
  • Revisar la puntuación con el objetivo de mejorar la comprensión lectora.
  • Alterar la sintaxis y la puntuación para que el texto resulte, en la medida de lo posible, más elegante y más fluido en su lectura.
  • Aplicar recursos ortográficos y tipográficos que no necesariamente tengan que estar sujetos a normas estrictas (mayúsculas, cursiva, negrita…) y usarlos en función de las peculiaridades del texto.
  • Unificación del texto desde todo punto de vista.

En definitiva, la corrección de textos se ocupa de la lengua en toda su dimensión. Su misión es solventar errores y hacer que el texto cumpla con mayor eficacia la misión de comunicar de forma clara y concisa.

Por ello, si bien el cliente es el lector, el destinatario real de su trabajo es el lector.


Otras tareas de la revisión de textos

En muchos casos, lo que hace no hace un corrector dependerá en gran medida del acuerdo pactado entre cliente y corrector, pero hay una serie de tareas menos frecuentes que podemos enumerar aquí.

Este tipo de trabajo, sobre todo, se dan en correcciones de contenidos especiales, como ensayos, textos académicos, manuales, guías, etc.

  • Acomodar el registro lingüístico o la variante dialectal.
  • Hacer distintos tipos de índices temáticos a partir de un contenido determinado.
  • Verificar y transcribir palabras de otras lenguas.
  • Comprobar datos con fuentes externas, sean enlaces, bibliografía, estilos, etc.
  • Contrastar un texto con un original.
  • Preparar un texto utilizando estilos para facilitar la tarea del maquetador.
  • Corrección de bibliografía según normas.

Corrección de bibliografía conforme normas APA, IEEE o Vancouver

Es también tarea de una corrección de textos completa y pactada, por parte de un corrector español, la verificación de las bibliografías conforme normas establecidas por el cliente.

La corrección del sistema de citación APA es una labor que se suele acordar aparte y tiene otra tarifa, puesto que suele ser un trabajo meticuloso y complejo de cara al corrector. Contrastar que la forma en que se ha citado la bibliografía es correcta, implica un alto conocimiento de la norma y, en muchos casos, por información incompleta, supone que el corrector deba buscar la fuente (en internet o en los libros) para chequear, por ejemplo, año de publicación, nombre de los autores, de una revista, edición, etc.


Tipos de corrección de textos

Anteriormente, hablábamos de las tareas a cargo de un corrector en castellano, pero es preciso decir que no todas obedecen a una simple corrección ortográfica.

Como hemos visto, un corrector de textos profesional tiene varias funciones, pero sus servicios varían según la petición del cliente y, naturalmente, del presupuesto asignado para dicho encargo. En este sentido, no todas las correcciones valen lo mismo, de modo que vamos a hablar del tipo de correcciones que existen:

a. Corrección ortotipográfica

  • Corrección de la ortografía (según RAE).
  • Comprobar el uso de mayúsculas, abreviaturas, escritura de cantidades, puntuación y rayas de diálogos, espaciado entre símbolos, cursiva y comillas, etc.
  • Alineación de textos y filas (si los hubiera).
  • Revisión de notas al pie y referencias cruzadas.
  • Numeración (figuras, notas, epígrafes, etc.).
  • Palabras mal partidas.
  • Foliación (pie de página y encabezado, si los hubiera).
  • Unificación de criterios tipográficos. Ejemplo: si el texto utiliza corchetes latinos el lugar de planos, todo el texto debe tener el mismo tipo de corchetes.

b. Corrección de estilo

  • Corregir errores gramaticales. Ejemplos:
    • “Hubo un robo, muriendo tres clientes”: gerundio de posterioridad. 
    • “Ayer vinistes rápido”: “s” en la segunda persona del pretérito imperfecto de singular.
    • “Le quiero mucho”. Laísmo, leísmo y loísmo. 
    • “No creas de que te vas a salir con la tuya”: dequeísmo.

  • Puntuar el texto según las normas de la lengua.

  • Aumentar la riqueza y precisión léxica de un texto (evitar la ambigüedad y el doble sentido que pudiera distorsionar la finalidad comunicativa). Ejemplos:

    • La pirámide será esculpida por el obrero en un plazo de seis meses en vez de: La pirámide será realizada por el obrero en un plazo de tres meses.
    • El texto debe ser redactado siguiendo las pautas establecidas en vez de: El texto debe ser hecho siguiendo las pautas establecidas.

  • Dar con un texto genuino y comprensible.

  • Eliminar muletillas y vicios léxicos (siempre y cuando se justifique). Ejemplos:

    • ¿Sabes hablar español, no? |
    • ¿Sabes hablar español?
    • A ver, yo te entiendo, pero tú sabes, es complicado… |
    • Yo te entiendo, pero es complicado…

  • Ajustar el texto a las normas y a los usos asentados.

  • Revisar las inconsistencias sintácticas (concordancia, correlación de tiempos verbales, régimen preposicional, etc.).

  • Aportar fluidez y adecuación al texto (oraciones subordinadas, conectores del discurso, etc.). Ejemplo:

    • La camisa que me regalaste me queda chica.
    • La mujer, a quien ayudaste, es simpática.
    • Juan, quien es mi carpintero, hizo ese mueble.

 

» En este artículo podrás ver más ejemplos de corrección de estilo


👉 Presupuesto de corrección

La primera variable que determina el precio de una corrección es la longitud del texto. La segunda, el tiempo de entrega. Por ello, ambos aspectos, de alguna manera, están unidos y determinan cuánto cuesta corregir un texto.

👉 ¿Cómo se mide la longitud del texto?

Antiguamente, se solía medir la extensión de un texto en matrices que, en un programa como el Microsoft Word, vendría a ser una letra. Pero hoy en día y, en función de la simplificación para determinar la extensión de un texto, se suele usar la cantidad total de palabras como una medida bastante exacta de la longitud de un texto. 👉 Aquí tiene suna guía para contar palabras en todos los editores

👉 ¿Por qué no tiene sentido medir la extensión por cantidad de páginas?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla: para la corrección de textos, las páginas están sujetas, en realidad, a una inmensa cantidad de variables que modifican mucho la extensión de un texto. Según el tipo de márgenes, tipo y tamaño de fuente, interlineado, tamaño de la página, saltos de página, encabezados, imágenes, etc., una página puede pasar de tener 300 palabras a 150 o a 500.

Por tanto, como se busca una expresión lo más precisa posible, se usa el número de palabras.

 

¿Cómo se corrige un texto?

El primer paso para la corrección de textos es analizar el material a corregir. Por ello, es muy común que los correctores profesionales suelan pedir una muestra parcial del contenido para hacerse una idea del grado de dificultad, estado del manuscrito, tipo de texto, etc.

Sin ver el contenido es imposible establecer un diagnóstico del nivel de intervención necesaria, lo que, a la postre, determinará el tiempo que se ocupará en corregir el contenido. En definitiva, el trabajo de un corrector español está determinado por la cantidad de intervenciones que tendrá que hacer: a mayor intervenciones más tiempo de trabajo.

También cabe aclarar que la función del corrector será la de recomendar el tipo de corrección que necesita un texto. No todos los textos necesitan una corrección de estilo y no todos los textos «soportan» una revisión de ese tipo.


Corrección de textos


Compartir